La historia de Mahnaz Paymani

Una historia que sigue inspirándonos día a día

Allá por 1981, la bióloga persa Mahnaz Paymani formulaba en Suiza, cosmética científica-natural para cicatrizar, regenerar una piel escamada, equilibrar una piel grasa…

Su objetivo principal no era vender, sino resolver problemas cutáneos y ayudar a equilibrar la piel de personas de su entorno.

La sorprendente eficacia de sus productos fue la responsable del boca a boca que llevó rápidamente al crecimiento de la marca.

Uno de los grandes retos a los que Mahnaz había decidido aventurarse como científica era equilibrar la piel seca con principios activos naturales. Había centrado sus estudios en los aceites vegetales, desarrollando gran parte de su labor científica en el estudio de los mismos: sus propiedades cosméticas, las combinaciones más efectivas, las temperaturas y velocidades de emulsión más apropiadas para mantener las propiedades de los principios activos…

Mahnaz se convirtió en experta en formular productos realmente efectivos y su línea de productos, faciales y corporales, muy pronto tuvo alta demanda internacional.

Hoy, Mahnaz está retirada del mundo laboral y reside en la costa mediterránea española, rodeada de naturaleza.

Su filosofía sigue estando muy presente en Paymani, siendo el fin REAL de cada producto, siempre, actuar de forma realmente efectiva sobre la piel.

¡Lee más en nuestro blog!